Imagine

Por Juan H. Gomez.-

La canción Imagine de John Lennon es una pieza artística emblemática. Tanto su melodía como sus letras son bastante reconocidas en gran parte del mundo.

La canción fue escrita en 1971 por Lennon junto a su esposa Yoko Ono. Es un llamado a la unión de los seres humanos y para lograr esa unión Lennon propone eliminar lo que a su juicio son los mayores obstáculos de la integración mundial: la religión, las fronteras y las clases económicas, entre otras cosas más subjetivas.

¿Realmente habría más unión en el mundo si elimináramos las religiones, las fronteras y las diferencias económicas?

En términos generales siempre me ha gustado esa canción y lo que representa dentro de la cultura popular, quizás la he cantado en algún karaoke o de vez en cuando la tarareo; sin embargo es importante destacar que no por ser agradable o familiar o por tener belleza musical, lírica o interpretativa es una guía prudente para el pensamiento humano. Dicho en otros términos: aunque me gusten mucho las películas de James Bond, no estaría de acuerdo con hacer en la vida real algunas de las cosas que él hace ni motivaría a otros a hacerlo.

<< Imagine there’s no heaven, It’s easy if you try, No hell below us, Above us only sky. Imagine all the people living for today. >>

Lo primero que Lennon propone es imaginarnos que no existen ni el cielo ni el infierno; al menos el concepto de cielo e infierno que la mayoría manejamos. Lennon no se refiere al cielo astronómico, azul, estrellado, infinito; más bien habla del lugar bíblico donde Dios reside junto a los ángeles y donde la biblia ha prometido llevarnos si tenemos fe. Ese lugar donde no hay maldad, donde no hay corrupción ni enfermedades, donde no hay muerte ni odio, ni egoísmo, ni envidia… ¿Por qué querría yo eliminar de mi pensamiento un lugar así? Entiendo que Lennon quiera borrar de su imaginación el infierno, ¡¿pero el cielo?!

Creo que el problema aquí no es que exista un cielo y un infierno, más bien creo que el problema tiene que ver con el concepto que cada persona tiene del cielo y del infierno y como llegamos a esos lugares dependiendo de nuestro comportamiento. Muchas personas han diseñado sus propios conceptos de cielo e infierno y han buscado seguidores para sus modelos personales de estos lugares y de cómo se llega a ellos. Que si usas falda o pantalón, que si ofrendas más o menos dinero, que si te portas bien o te portas mal, etc. La realidad de cielo e infierno tiene que ver más con la justicia y la misericordia de Dios y la forma de llegar a ellos descansa en la fe en Jesucristo.

En esta misma estrofa Lennon nos pide imaginarnos vivir para el presente. Esto implicaría no planificar, ni ahorrar, ni preocuparnos por los problemas del mañana. Aunque la biblia nos dice en Mateo 6:34 que no nos afanemos por el día de mañana, no lo dice para que vivamos sin previsión, sino que no permitamos que estas preocupaciones estén por encima de nuestra búsqueda personal de Dios, lo cual es lo más importante para un ser humano.

<< Imagine there’s no countries, It isn’t hard to do, Nothing to kill or die for And no religion too. Imagine all the people living life in peace… >>

En la segunda estrofa Lennon nos presenta la idea de imaginarnos un mundo sin fronteras, sin visas ni pasaportes. Creo que las fronteras comienzan en nosotros mismos, en cada individuo. Cuando ponemos barreras entre mi persona y el resto, entre lo que yo pienso y lo que piensan los demás, entre lo que yo quiero y lo que quieren los demás, es cuando esas fronteras van creciendo y pasamos de poner fronteras a nuestra persona individual a poner paredes alrededor de mi casa, luego fronteras en torno a mi familia, a mi vecindario, a mi ciudad, a mi pueblo, a mi país. Por más que derribemos las barreras geopolíticas siempre habrá muros personales.

Hemos visto como la Comunidad Europea aún se mantiene unificada, con sus ventajas y desventajas, hemos visto como las redes sociales han expandido el concepto de frontera más allá de lo que indican nuestros mapas. Aun así las barreras personales siguen ahí, igual que el primer día. No importa que abramos las fronteras si nuestros corazones se siguen cerrando a lo verdadero. Lo verdadero es Dios.

“Nada por lo que matar o morir”, esa frase me hace pensar nuevamente en el individuo. Creo que lo que más motiva al ser humano a matar o a morir es otro ser humano, entonces ¿Cómo resolvemos eso? Para que no haya nada por lo que matar o morir tendríamos que estar aislados de los demás y esa no es la idea. Quizás aquello de “amar al prójimo como a nosotros mismos” tenga mucho sentido en este contexto para poder imaginarlo correctamente.

Luego llega una de las propuestas más controversiales de la canción, imaginar un mundo sin religiones. Yo estoy de acuerdo siempre y cuando al hablar de religiones nos estamos refiriendo a cualquier tipo de organización o doctrina que nos aleje de Dios, de su propósito, de lo que Él quiere para nosotros. Algunas personas alegan que hoy en día el simple hecho de no pertenecer a ninguna religión es en sí mismo otra religión más. ¿Profundo eh?

Lo último de esta estrofa propone imaginarse que todos los seres humanos vivamos en paz. Eso me es fácil de aceptar. Puedo imaginarme eso cuando estoy individualmente en paz, pero cuando trato de imaginarlo estando todos juntos se me hace más difícil. No porque no quiera, es que las relaciones humanas son complicadas. Para lograr eso en conjunto tendría que haber algo en común: de un mismo partido político, de un mismo equipo de béisbol, de una misma raza, de una misma bandera. Es difícil, por no decir imposible, encontrar ese elemento en el cual todos los seres humanos se pongan de acuerdo como modelo de comportamiento. Dios propone a Jesús para encontrar la paz. Exploremos esa propuesta.

<< Imagine no possessions I wonder if you can, No need for greed or hunger, A brotherhood of man. Imagine all the people sharing all the world… >>

Analizaremos el coro al final y pasaremos a la tercera y última estrofa de la canción. Esta estrofa aparenta ser más cohesiva que las anteriores pues todos los versos guardan relación estrecha con un tema específico, en este caso las posesiones materiales. ¿Me puedo imaginar un mundo sin posesiones, donde todos compartan lo que tienen? Si, por supuesto. De hecho hay tribus que viven o han vivido bien de esa forma. La caza, la pesca, la agricultura es compartida. Las canoas, los caballos, las chozas, etc. Todo es compartido, nadie tiene nada y todos tienen todo. Eso me lo imagino. Lo que no me imagino es que dos hombres no se enamoren de la misma mujer o dos mujeres del mismo hombre y esto provoque ira o envidia. O que un hijo se sienta cómodo que no ser el favorito en la familia y esto genere celos entre hermanos.

A lo que quiero llegar es que aun viviendo en un mundo sin posesiones, donde todo se comparta, seguirán habiendo corazones malvados por razones que no tienen nada que ver con posesiones materiales.

<< You may say I’m a dreamer But I’m not the only one I, hope some day you’ll join us And the world will be as one. >>

Por ultimo tenemos el coro de la canción, que creo es la parte con la que más me identifico, no tanto por lo que dice sino porque me recuerdan a Pablo en 1 Corintios 2 cuando dice:

<< Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. >>

Lennon, al igual que Pablo, habla a un grupo de personas que pueden considerarlo un loco o un soñador y ambos hacen el llamado a dejar de lado el modo actual de vivir para alcanzar un nuevo estilo de vida que permita a todos tener la paz ansiada.

Lo que es muy diferente entre el mensaje de Lennon y el mensaje de Pablo es que el primero propone ideas para cambiar lo que está mal en el mundo, mientras que el segundo propone ideas para cambiar lo que está mal en el hombre, que a la larga es quien ocasiona lo que está mal en el mundo.

Lennon actúa sobre el efecto, Pablo actúa sobre la causa yendo a la raíz: reconocer que somos pecadores, cambiar el rumbo de nuestras vidas y aceptar la solución de Dios que es Cristo. Como dice la Palabra, todo lo demás vendrá por añadidura.

Inicialmente nos hicimos la siguiente pregunta:

¿Realmente habría más unión en el mundo si elimináramos las religiones, las fronteras y las diferencias económicas?

Mi respuesta es NO. Imagine es una buena canción con una interesante propuesta, pero debería llevarnos a la reflexión sobre lo que realmente está mal en nosotros en primera instancia y a luego actuar en consecuencia. No está mal imaginarnos un mundo perfecto, lo que sí está mal es quedarnos solamente en la parte de “imaginar” y no pasar a la parte de “actuar”.

Ya la humanidad tuvo un mundo como el que Lennon propone imaginarnos y lo pueden conocer en el Génesis de Las Escrituras; aun así preferimos corrompernos por el deseo de nuestro corazón. La mejor forma de arreglar el mundo es poniendo atención al que lo creó y que sabe dónde está el fallo. Busquemos a Dios en Su palabra y aceptemos a Jesús como nuestro medio de salvación.

¡Paz de Dios!