The Matrix: ¿Libertad o Esclavitud?

Por Juan H. Gómez.-

El arte del cine

Si cada disciplina artística es un lenguaje distinto de expresión y de comunicación, entonces el cine debe ser la disciplina artística más políglota del universo artístico. Digo esto porque en una misma obra cinematográfica se pueden conjugar música, pintura, teatro, escritura, danza, poesía, escultura, fotografía y casi cualquier otra manifestación artística que escape a mi memoria en este momento, para lograr niveles multidimensionales de expresión y comunicación.

Sin embargo esa capacidad multidimensional es solo una capa del llamado Séptimo Arte, su amplio rango artístico lo hace factible de ser utilizado para reflexionar tanto sobre ideas simples como sobre ideas bastante complejas y profundas. Lo hemos experimentado en el plano político, romántico, ecológico, místico, ficticio y religioso, por solo mencionar algunos. Adicional a eso el cine permite también manipular el tiempo, presentándonos en una misma obra el pasado, el presente y el futuro.

Matrix: La película

“Matrix” de 1999 es la primera entrega de la Trilogía “The Matrix” y es un ejemplo de esa riqueza de expresión que logra el cine al conjugar múltiples disciplinas artísticas.

Escrita y dirigida por Lilli y Lana Wachowsky, es un largo metraje de ciencia ficción que presenta muchos elementos de diferentes áreas del conocimiento humano: política, filosofía y religión entre otros; siendo algunos de estos elementos muy obvios, mientras que otros, no tanto.

Matrix plantea un mundo en el que los seres humanos están conectados cerebralmente a un sistema virtual (La Matriz), que crea un entorno simulado, una vida con todas sus cotidianidades: familia, trabajo, amor, muerte, aspiraciones, deseos, placeres, etc. Sin embargo en este mundo existe una lucha entre diferentes personajes, quienes de forma directa o indirecta caen dentro de una de estas tres categorías: Los que no saben nada de Matrix, los que sí saben de Matrix y la aceptan y los que sí saben y no la aceptan.

La Esclavitud de un Pueblo

La simulación de la vida cotidiana que produce Matrix para los que están conectados a ella es perfecta. Estas personas físicamente son mantenidas dentro de una cápsula y son alimentadas por tubos mientras permanecen en un letargo parecido al coma. Sin embargo ellos están convencidos mentalmente de que saborean un rico filete o un buen vino, de que corren en el parque o besan a sus parejas. Sus sentidos son estimulados de tal forma que llegan a sentir tanto alegría como tristeza, placer y sufrimiento auténticos.

En cierto momento de la película, una persona que había sido ayudado a desconectarse de Matrix negocia volver a ella a cambio de cierta información que posee y dentro de sus condiciones pide volver a conectarse siendo una persona rica, reconocida y respetada, olvidando todos los inconvenientes de su vida anterior. Es decir, esta persona cambió su vida complicada pero libre por una vida de esclavitud pero placentera. En Números 11:4-6 el pueblo de Israel se queja ante Moisés porque cuando eran esclavos en Egipto disfrutaban de mejores alimentos, sin embargo ahora como hombres libres solo tienen maná para comer. ¿Sera que realmente para nosotros tiene más valor el placer y la comodidad que la libertad?

En la película vemos que hay un pueblo que se ha ido formando con las personas que se han liberado de Matrix mediante la ayuda de otros. Es como una comunidad de refugiados que han escapado del cautiverio.

Este pueblo se llama Sion (en la Biblia esta palabra se usa para referirse a la Ciudad de David – 2 Sam 5:7) y sus habitantes procuran vivir clandestinamente pues son considerados “amenaza” por unos personajes llamados “agentes”, cuya misión es perseguir y eliminar a cualquiera que atente contra la integridad de Matrix.

Una Verdad que Libera

La gran amenaza para Matrix es que todos conozcan la verdad, la verdad de que el mundo en que están viviendo es una fantasía para manipularlos y subyugarlos. La mejor garantía que tiene de mantener sometidas a todas las personas es mediante la ignorancia y la distracción. Las máquinas que la custodian deben tratar a todo costo el evitar que se sepa que la libertad que creen tener los habitantes no es más que una vil esclavitud.

Un Salvador

En esta historia hay un salvador que es anunciado por un reconocido líder llamado Morfeo. Morfeo ha esparcido la noticia de que un mesías vendrá y liberará al pueblo de Sion de la esclavitud impuesta por Matrix. Este mesías, llamado Neo comenzó a ser visto por los demás como alguien con cualidades especiales y con capacidades muy superiores a todos, aunque con gran humildad y nobleza. Las hazañas de este “elegido” traían esperanza al pueblo de Sion y ganaba seguidores, pero al mismo tiempo ganaba detractores y enemigos. Tal era el poder de este personaje que se podía decir que hacia milagros tales como curar enfermos, volar por los cielos, controlar el ambiente y hasta resucitar muertos a la vida. ¿La mayor de sus proezas? Sacrificar su vida por los que amaba.

Ciertamente cuando vi la película por primera vez fue una gran experiencia sensorial, algo increíblemente impresionante artísticamente y un gran entretenimiento, con algunas reflexiones morales sobre temas como como la libertad, el honor, el amor, etc. Sin embargo, tiempo después ya siendo cristiano, volví a verla y tuvo ante mis ojos otra dimensión, pude reflexionar y relacionar la trama con personajes y pasajes bíblicos tales como: Cristo siendo el gran Salvador, Juan el Bautista siendo el profeta que anuncia su llegada, Israel como el pueblo elegido por Dios, los fariseos como aquellos “agentes” que tratan de mantener el statu quo que les confiere poder aunque sea a base de mentiras.

Una Decisión

Una de las situaciones que en esta película más me hace reflexionar bíblicamente parte del siguiente planteamiento que hace: para liberar a una persona de la esclavitud de Matrix alguien tendrá entrar a ese mundo falso y convencerla de que todo lo que está viviendo es una mentira, alguien tendrá que compartirle por así decirlo “un evangelio” de libertad.

Simbólicamente en la película a las personas atrapadas en Matrix se les ofrecen dos pastillas, una roja y otra azul: la pastilla azul hará que siga viviendo una vida de mentira, en una cómoda esclavitud; la pastilla roja le permitirá romper las cadenas que lo atan a este mundo falso y comenzar a conocer el mundo como realmente es y donde tendrá que luchar para mantener su libertad y su salvación.

Finalmente…

No estoy seguro de los objetivos que perseguían los creadores de esta película ni cuál era el mensaje real que querían compartir con la audiencia. No me consta que sean personas cristianas por lo que no puedo afirmar que buscaban un acercamiento entre el público y la figura de Jesucristo. De hecho, según algunos entendidos, en la película también hay elementos de otras religiones que yo en lo personal no identifico lamentablemente por mi carencia de conocimiento sobre ellas. Si es así, quizás los autores simplemente más que establecer algo buscaban que las diferentes audiencias se identificaran de alguna forma con la película. Quizás un fin meramente artístico o económico.

Independientemente de todo eso y del entretenimiento que me provee esta película, yo me gozo de poder reflexionar en el evangelio de Jesucristo al verla y descubrir como tantos principios bíblicos están arraigados en la cultura popular.

¡Paz de Dios amigos!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s